8 de agosto de 2011

Lucifer visita el Santuario de Rodanas

Lucifer miró el escudo de Rodanas
Llegó rugiendo sobre dos ruedas, armado con un artilugio que aprisiona la imagen de las personas y de los lugares que visita. Tenía los brazos tatuados, pelo cano y una extraña perilla compuesta por dos mechones con forma de tridente.


Este verano no se puede decir que en Rodanas esté haciendo un calor infernal, pero podemos asegurar que Lucifer ha estado en el Santuario de Rodanas. Lucifer se acercó a la Virgen, merodeó por el bar y por los alrededores del lugar; tratando siembre de llevarse el alma de todo lo que veía por allí, incluso de los patos del estanque. Y devoró la carne, con su sangre, de diversos animales muertos, quemados por el fuego abrasador. Después de regocijarse en Rodanas durante varias horas, se marchó sin dejar rastro.

Juanjo-Lucifer, en Rodanas
Juanjo es un maño que tiene dos pasiones, las motos y la fotografía. Juntando estas dos aficiones, todos los rincones hasta donde le lleva la ‘Suzuki Intruder C 800’ son capturados por el objetivo de su 'Nikon'. Es un motero cuyo casco tiene un color fuego endiablado. Tanto en el casco como en el chaleco tejano de Juanjo aparece escrito el nombre de ‘Lucifer’.


Y así, con una moto y una cámara, recorre pueblos de Aragón y otras muchas regiones: Málaga, Cádiz, Soria, Pamplona, Santander, Denia, Segovia, etc. Saca instantáneas de todos esos lugares y se detiene en detalles que luego clasifica en diferentes álbumes temáticos: escudos de piedra, trabajos de hierro, llamadores, bancos, esculturas, etc. Las fotografías de este particular ‘Lucifer’ que visitó Rodanas en julio, ahora están al alcance de cualquier internauta en su álbum de picassa.
La moto de Juanjo 'Lucifer', aparcada cerca del Santuario de Rodanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada