14 de septiembre de 2011

Los buitres de Rodanas

Que nadie piense que hoy vamos a hablar del alcalde ni de los concejales de la localidad. El título "Los buitres de Rodanas" se refiere a la foto del buitre leonado que podemos encontranos por Rodanas. Esta foto en concreto fue tomada cerca del monte Monegre, pero los buitres se pueden ver sobrevolando por toda la zona de Rodanas. Suelen venir de localidades del Moncayo y Prepirineo, aunque a veces hacen viajes muy largos por la Península.

Buitre leonado en Rodanas. Foto de Jose Miguel Pintor.
La foto está cedida por cortesía de D. Jose Miguel Pintor, quien tiene un blog sobre la "Zaragoza salvaje" donde hace unos años contó su experiencia en Rodanas. Sacó esta foto y ahora os invitamos a visitar su blog pinchando en este enlace: http://zaragozasalvaje.blogspot.com/2009/02/rodanas.html.

En cuanto al hábitat del buitre leonado, hay que destacar que forma colonias en los cortados, los acantilados y las paredes rocosas, independientemente de que éstos se hallen en macizos montañosos o en zonas altitudinalmente bajas, como es el caso de Rodanas. Suele hallarse en las repisas de los cantiles hacia el amanecer, a la espera de que el sol caliente el aire y se formen las corrientes térmicas sobre las que planear. De este modo el buitre vuela a lo largo de todo el día sin apenas gastar energía. Al atardecer regresa a la buitrera para descansar.

Aunque es un ave sedentaria, los individuos más jóvenes pueden recorrer grandes distancias apartándose de sus progenitores.

De tamaño mayor que un águila, su envergadura alar puede ser de hasta 260 cm. En vuelo sus alas parecen tablas. Las bate con las primarias abiertas y desplegadas, el cuello recogido y la cola corta.

Tiene una coloración canela en el plumaje del dorso, el vientre y la franja anterior de las alas, mientras que el resto de las plumas alares y de la cola son pardas oscuras. La cabeza y el largo cuello están cubiertos de un plumón blanco. Posee un característico collar de largas plumas leonadas. El pico es pardo en el centro; su base y su punta son amarillas. Los pies son de color gris plomo.

El buitre es un planeador nato, que apenas bate sus alas, ganando altura rápidamente con sólo imperceptibles movimientos de la cola. Desde el suelo arranca dándose un impulso.

En cuanto a su dieta, el buitre se alimenta de carroña, la mayoría de las veces en franca descomposición y otras en fase incipiente. En áreas donde son habituales los buitres, se les ve reunirse alrededor de una animal muerto con una rapidez inusitada.

Todo el día lo pasan colgados a enormes alturas, donde son invisibles al ojo humano, lanzándose hacia abajo con las alas semirrecogidas y las plumas crepitando. Cuando uno desciende, los demás le imitan.

Una vez llegado junto a la carroña, el buitre se comporta de una manera desmesuradamente tímida. Pero una vez ha dado comienzo su comilona, se enzarzan en espectaculares peleas, en las cuales suele quedarse con la mejor tajada el que llegó más hambriento.

Por último, en cuanto a su reproducción, el tiempo de celo empieza en diciembre y termina en abril. Antes del apareamiento, el macho corteja a su hembra de forma grotesca y primaria. Las parejas vuelan unidas realizando pasadas rápidas sobre la cornisa donde próximamente nidificarán.

Incuban en acantilados llamados "buitreras", que datan de tiempos inmemoriales. Ambos sexos participan en la construcción del nido, elaborado con palos, paja y pelo. Ponen a finales de enero. La incubación del único huevo dura unos 52 días y está a cargo de ambos progenitores, que se turnan a intervalos de 24 ó 48 horas. El pequeño abandonará el nido en julio o agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada